musica
1

Carlos Ordóñez edita ‘Estridor’, un audaz desafío a sus propios límites creativos

08/02/2024
159 Vistas
0 Comentarios
3 minutos leida
Carlos Ordóñez edita ‘Estridor’, un audaz desafío a sus propios límites creativos

Tras entregar en 2021 el fantástico EP ‘Retortoiro’ (Ferror Records, 2021) y un año después ‘Un Círculo Helado’ (Ferror Records, 2022), Carlos Ordóñez, uno de los principales exponentes de la electrónica en España, edita el EP ‘Estridor‘, adelanto del que será su próximo LP y compuesto por dos temas. El principal, ‘Estridor 5-7-1‘ es intrigante, misterioso, y en él destaca la habitual tendencia a la experimentación y el riesgo del artista gallego, una dislocación en el espacio-tiempo en una de sus obras más personales, libres y evocadoras.

El tema llega acompañado por un deslumbrante vídeo del coruñés Juan Lesta, un detallista trabajo analógico inspirado en la música visual en el que todo está grabado con cámara, de manera artesanal, utilizando focos, lentes, diapositivas, lasers y fuentes de luz recortadas, en el que no hay nada generado por ordenador. Una pieza que transita entre lo real y lo ilusorio, en un juego de luces y sombras analógicas, geometrías ácidas y proyecciones narcóticas.

El EP se completa con ‘Nadie escucha tu voz’ (tema que no formará parte del álbum, en la mejor tradición de las caras B de los singles que se editaban en vinilo), y en el que de nuevo las atmósferas densas y opresivas son protagonistas. 

El EP se edita con un espléndido diseño del  artista gallego afincado en Barcelona Manuel Romero, sobre una pintura del pontevedrés Seara.
 

Carlos Ordóñez consiguió colocar su música en la vanguardia underground de los 90 y principios de los 2000. Fue un artista enormemente  prolífico en esos años: pionero del techno primitivo de tintes oscuros con Prozack, mostró su cara más minimal y house en Gauss, se unió a HD Substance en Discodé para acercarse a la música disco de los 70. Creó junto a Silvania el proyecto experimental Radio y se asoció con Alejandra Cabral para poner en marcha Grado 33, un grupo de culto que dejó el imprescindible “’Ya se Oculta el Sol’ (Autoreverse, 2002) antes de disolverse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *