clubbing
1

Crónica: Metacirculo 4 // 24.03.18

08/04/2018
75 Vistas
0 Comentarios
4 minutos leida
Crónica: Metacirculo 4 // 24.03.18

De Madrid al Metaverso

El pasado sábado 24 de marzo, Metacírculo celebraba su cuarta edición en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, y ya era hora de que nuestro ojo se asomara por allí…

Hace ya algunos meses que Metacírculo irrumpió en la capital para presentarse, muy bien vestido con un concepto metafórico, un traje audiovisual y una propuesta musical vanguardista y sustancial, con Digital21 + Stefan Olsdal (Placebo), Eduardo De La Calle y Cumhur Jay como protagonistas. El resultado “sold out” y un buen soplo de aire fresco a la escena madrileña.

La segunda y tercera cita reafirmaban el carácter de este evento que surge de la colaboración de Meta Club y el Círculo de Bellas Artes, y que ofrece una alternativa al público madrileño que huye de masificaciones y que prefiere degustar el sabor del directo, del contacto, de lo auténtico.

Y así lo comprobamos con todos nuestros sentidos el pasado sábado 24 de marzo, atraídos por el reclamo del directo audiovisual de Nathan Fake, y seducidos por el resto de pilares que conformaban el cartel: el holandés Job Sifre, Cumhur Jay presentando DIALEKT (live) y Jackwasfaster (live).

Antes de adentrarnos en el plano musical, pudimos comprobar cómo el ambiente se había puesto a punto para una gran noche, con un número de asistentes bien calibrado y distribuido entre las emblemáticas columnas de la sala y las columnas led que circundan la cabina del dj. Y lo más importante, el sonido, limpio y potente, y el público entregado a la experiencia.

Después del primer directo de la noche, del madrieño JackWasFaster, la pista vibraba en alta intensidad mientras uno de los pilares de esta iniciativa, Cumhur Jay, presentaba en directo Dialekt, su nuevo trabajo en formato largo.

Una vibración que se volvió hipnótica y energizante con la llegada del británico Nathan Fake, que comenzó con uno de los temas estrella de su último álbum “Providence”: HoursDaysMonthsSeasons. Y así, por la entrada más magnética, nos empujó hacia su particular gruta musical, profunda y luminosa, revestida de sonidos detallistas, en la que solo se podía avanzar…

Y nos dejamos atrapar, y nos olvidamos del reloj, así que no podemos precisar cuánto tiempo estuvo Nathan sumido en su particular ritual, repitiendo el mismo movimiento incesante de cabeza en la cabina, aunque sí pudimos observar que la pantalla destinada a las proyecciones visuales no quiso ponérselo fácil a los técnicos. Pero cuando la tecnología falla, se pone en marcha la imaginación… Y a cerrar los ojos, y a bailar.

El holandés Job Sifre fue el encargado del acto final, con un dj set cargado de electricidad, y del ritmo y cadencia que demandaba ese tramo joven y álgido de la única noche del año en la que realmente “desaparece” una hora, y a las 2h se hacen las 3h (aunque esto por suerte no afecta al metaverso 😉

Así que, después de volver a saborear algunos de los mejores momentos captados por nuestra cámara para compartirlos con vosotros, nos guardamos algunas balas y mantenemos la mirada puesta en próximo encuentro, el próximo 28 de abril.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *